Reproducción asistida: técnicas complementarias

Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP)

El Diagnóstico Genético Preimplantacional es una técnica de reproducción asistida que, en combinación con la fecundación in vitro, permite diagnosticar enfermedades genéticas o desequilibrios cromosómicos en los embriones antes de ser transferidos al útero de la mujer.

¿Cómo se hace un DGP?

Después de someterse a una FIV, el DGP se realiza practicando una biopsia en el embrión. La biopsia se puede realizar el Día 3, cuando el embrión tiene entre 7 y 8 células o bien el Día 5, en el estado de blastocisto. La célula (Día 3) o células (Día 5) extraídas se analizan para determinar si aquel embrión tiene o no la alteración genética que se está buscando. El análisis lo lleva a cabo una entidad externa especializada en genética médica. Solo se transfieren a la paciente los embriones sanos de la enfermedad estudiada.

Técnicas compatibles

¿Cuándo está indicado un Diagnóstico Genético Preimplantacional?

  • Portadores de alguna enfermedad monogénica y que quieren asegurarse de que su hijo esté sano
  • Portadores de translocaciones, inversiones u otras anomalías cromosómicas
  • Pacientes infértiles con historia previa de abortos espontáneos de repetición
  • Pacientes con fallos repetidos de implamantación en ciclos previos de FIV
  • Pacientes de un ciclo de FIV, mayores de 35 años, con más de 5 embriones, sin fallos repetidos de implantación
  • Portadores de algún oncogén, que quieren intentar que sus hijos no sean portadores (BRCA I, II), etc.

Este sitio utiliza cookies para recopilar información estadística sobre la navegación. Si continúa navegando, consideramos que está de acuerdo con su uso.   Más información.

X